Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Una de las grandes advertencias duartianas

POR ROLANDO FERNÁNDEZ

 

“Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre victimas de sus maquinaciones” (Juan Pablo Duarte). De más lo hemos venido viendo aquí. Lo malo se apaña, cuando no se comparte, pero jamás se castiga.

Tremenda advertencia duartiana esa; que certero predicamento, cuyo mensaje nunca se ha observado entre nosotros, por lo que sus efectos nocivos comprobatorios se encuentran en la base de todos nuestros males cotidianos,

Sí, el calificativo de traidores, sin castigo alguno para hacer cambiar de actitudes, o indebidos comportamientos, bien se puede aplicar a los políticos nuestros, en su gran mayoría, desaprensivos, antinacionalistas, y depredadores de lo nacional, que se han destacado en esta nación durante las últimas décadas, y que nunca han recibido las puniciones correspondientes; en los cuales, lamentablemente, el pueblo ha cifrado sus esperanzas de bienestar y desarrollo, resultando frustrado cada vez.

¡Han sido esos grandes traidores! Quizás muchos entiendan que tal condición solamente es atribuible a los que malogran los sentimientos patrios; lo que atentan contra su nación sin reparo; los entreguistas de sus pueblos natales.

¡Pero, no!, también son aquellos que han defraudado la confianza que sus conciudadanos – los políticos ingratos del patio – sufriéndose tremendo chasco, tras creer en ellos; los que se han puesto a administrar la cosa pública, y que tanto han fallado; los que han sido designados para representarles, y salvaguardar sus intereses, como en el caso de los que integran la clase señalada, que han desfalcado este país, y se han burlado de las aspiraciones de sus habitantes, estando siempre cubiertos por un marco de impunidad insalvable; y, sin ser castigado, como es obvio, tales son merecedores.

Por eso, se sigue maquinando siempre como depredar más a los compatriotas; esquilmarde ordinario a las grandes mayorías, para beneficiar la clase politiquera predominante, como al grupo de colaboradores y servirles que los acompañan.

Hasta que la victimizada sociedad dominicana no se empodere y trate de exigir, a como dé lugar, la aplicación de los castigos correspondientes, los políticos del patio seguirán tramando, o conspirando, cómo continuar afectándole en  todos los aspectos, incluyendo los daños alienantes de la transculturación que se verifica desde hace años; la deshonra a los símbolos patrios; la imposición de paradigmas divorciados por completo de nuestra idiosincrasia; como, la entrega de activos monetarios y los recursos naturales propios, a los aventureros y explotadores internacionales, a cambio de recibir las compensaciones personales de estilo.

¡A reflexionar dominicanos! La necesidad de adherirse a esa advertencia duartiana, se hace cada vez más necesaria. De lo contrario, los males nacionales serán eternos.

Una muestra actual más que fehaciente: el leonino Presupuesto Público para la nación, correspondiente al año 2018, según expertos analistas locales, aprobado por los levanta mano del Congreso Nacional, RD$816,821 millones, que incluye como soporte la concertación de préstamos internacionales, consuetudinario eso, y dentro de los cuales,probablemente,estén algunos de aquellos que hipotecan la soberanía del país, como es el caso de la emisión de “Bonos Soberanos”.