Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

La Niñez en República Dominicana

 

Por Martin Almengó Francisco / Especialista en Lingüística y Comunicación

La infancia está integrada por una población entre 0 y 17 años de edad. En el país este grupo suma el 40% del total de una población de aproximadamente 10 millones de habitantes. El grupo ubicado entre 0 y los 4 años de edad, equivale al 28% del total, es decir, casi una tercera parte. Esta es la edad donde se requiere el mayor nivel de atención y protección, desde todos los puntos de vista; sin embargo, podría ser este grupo el que recibe la menor inversión social. (Infancia Dominicana en Cifras, 2011, Unicef).

La tasa de natalidad es el total de nacidos vivos por cada 1000. Según el documento, citado como fuente a la oficina nacional de estadística, esta ha decrecido en República Dominicana aproximadamente un 6% desde 1990 hasta el 2010. No obstante, también se redujo en un 1% la tasa de mortalidad en el mismo periodo. La esperanza de vida al nacer creció de un 69.1% a 73.23%.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio indican como objeto numero 4 la reducción de la mortalidad infantil, citando que de cada 1000 nacidos, las muertes deben ser de 15. Al 2007, el país había 23 muertos por cada 1000 nacimientos. De 7 países seleccionados en este estudio de UNICEF, sobre mortalidad en niñez, la República Dominicana quedo en cuarto lugar, con mayor tasa.

La alimentación es uno de los derechos que le asiste a cada niño o niña después de nacido. Los Objetivos de desarrollo del Milenio, también tienen como objetivo erradicar la pobreza extrema y el hambre para el 2015. Uno de sus factores de medida es la desnutrición. Infancia Dominicana en cifras muestras que en el país, el 7% de los niños y niñas padecen desnutrición crónica. La cifra es más alarmante en la zona rural, donde se muestra que un 8% de la población menor de 5 años la sufre. Santiago tiene una tasa de 8.2% de desnutrición crónica y 1.4 aguda.

La tercera columna vital del desarrollo del niño o niña son las atenciones de salud. En cuanto a esto, el informe indica que el mayor número de las muertes en la población infantil ha sido por problemas respiratorios. De la infancia Dominicana el 17.4% sufre de diarreas, enfermedad que de acuerdo a un informe de progreso para la infancia, el 2007, había ocasionado mas de 2 millones de muertes a niños y niñas a Nivel Mundial. El 40.7% de esta población vulnerable recibió antibióticos para contrarrestar posibles infecciones.

El derecho a la educación está consagrado por la constitución y los distintos tratados internacionales de los que el país es signatario. Las condiciones en la República Dominicana son las siguientes. Solo el 49% de la niñez de 5 años entra al sistema formal de escolaridad, nivel inicial. El 89% se inscribe en el nivel básico y de estos solo el 39.23% llega al nivel a educación media. La tasa de abandono en estudiantes, para el año académico 2004-2005 fue de un 6.4%.

“Los estados partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social” (Convención sobre los derechos del niño, 1989, articulo 32).

En República Dominicana el 13.4% de los niños y niñas en edades de 10 a 14 años está insertado en el mundo laboral. Según estudios realizados el 11% los ase por dinero y de esta cifra el 24% no asiste a la escuela en Santiago y zonas aledañas entendidas como Cibao norte, la niñez que trabaja comprende un 11%.

El Promedio de horas trabajadas por los infantes oscila entre 4 y 6 horas al día. Un 10% lo hace en horarios nocturnos. El Estado, como representante de toda la sociedad tiene la obligación indeclinable de tomar todas las medidas administrativas, legislativas, Judiciales y de cualquier otra índole que sea necesario para garantizar que todos los niños, niñas y adolescentes disfruten de pleno y efectivo derechos, y no podrá alegar limitaciones presupuestarias para cumplir las obligaciones establecidas.