Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Revelaciones de la historia del “pobre niño rico” La “abuela es tía”?

Por Andy O. Johnson /

Santo Domingo. Nuevas revelaciones complican la trama del “pobre niño rico”, con la comparecencia del abogado Juan Alfredo Ávila Güílamo al programa El Poder de la Tarde.

El abogado del ¨niño francés¨ aportó un nuevo ingrediente a la historia, revelando  entre otras cosas, que la supuesta abuela podría ser tía, para lo cual mostró un pasaporte holandés donde figura como Ismaurys Page y con ciudadanía holandesa y no con su cédula dominicana donde aparece como Ismaurys Mercedes.

Declaró que no existe la supuesta fortuna de la que tanto se ha hablado y que supuestamente rondaría los 200 millones de euros, sino que dicho patrimonio no sobrepasa los 40 millones, a dividir entre dos hermanos. Llegando incluso a ofrecer  este miércoles 25 de Abril en el programa  El Poder de la Tarde, un fin de semana para 100 personas, para aquellos que indiquen aunque sea el nombre del supuesto hotel y/o aporte facturas o Boucher que prueben que estuvo en el mismo, ya que afirma que no existe dicho hotel, que todo es una inventiva.

Reseñó que el caso se limita en la República Dominicana a la lucha por la tutoría del menor, la cual es estéril a su decir, porque según él, el poder radica en el Consejo de Familia y no en el tutor. “En República Dominicana no hay litigio por la fortuna, es solo el empeño de la supuesta abuela de obtener la tutoría y que la justicia quite al que nombró la madre del niño”, señaló.

El Dr. Juan Alfredo Ávila Güílamo también se comprometió en transmisión nacional, a aportar 4 dólares por cada 2 dólares que a su vez aporte la abuela, para la manutención y cuidado del menor, a sabiendas de que: “es obligación de la guardiana y no del tutor, el cuidado del cuerpo del menor”.

Entre otras cosas, expresó sobre la juez que conoce del proceso lo siguiente, citamos: “la juez es una persona seria y honorable, que solo le falta entender que ella puede perfectamente mediar, conversar con las partes, porque es la presidenta del Consejo de Familia, pues cuando vamos a un Consejo de Familia no estamos conociendo de una demanda”.

Se agrega a lo anterior, que a su juicio: “mientras el Consejo de Familia discute sobre si destituye al tutor, pueden en otras reuniones decidir otro tema que permita al niño vivir dignamente”, citando como ejemplo, resoluciones que autoricen cobrar a deudores o exigir dinero en Francia a los secuestrarios judiciales designados por el Poder Judicial de ese país.

Explicó que el Consejo de Familia puede sesionar tantas veces como sean necesarias, sobre otros asuntos de interés para el bienestar del niño, en lo que se resuelve cualquier discrepancia relativa a un cambio eventual de la tutoría.

A pesar de todos los intríngulis que envuelve este caso, el Dr. Ávila Güílamo manifestó que se encuentra en toda la disposición de continuar haciendo todas las diligencias de lugar para preservar el patrimonio del menor, como lo ha hecho y sin contar con el respaldo económico de nadie, solo espera el auxilio de la justicia para que se facilite su carga o en su defecto, arribar a algún tipo de acuerdo amigable al que se pudiera llegar a través de alguna mediación.