Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Multitud despide periodista Ramón Higinio Regalado

 

 COTUI, Sánchez Ramírez.- Más que una procesión desde la funeraria a la emisora, a la iglesia y al cementerio, los actos fúnebres del periodista Ramón Higinio Regalado se convirtieron en una manifestación de luto, de tristeza y dolor por su partida, y en una expresión de reconocimiento al ejercicio de un periodismo honesto, a su lucha por los mejores intereses de su comunidad.

Nació y vivió aquí. Regalado, para unos, Ramón Higinio, para otros, murió como vivió. Admirado por muchos, criticado por pocos. Producía y conducía un programa de radio que se convirtió en un pulmón de la provincia Sánchez Ramírez, un medio para canalizar problemas, formular denuncias y para la comunidad expresar sus aspiraciones y fracasos.

Una multitud se volcó a despedir a este coloso del periodismo. Gente de todas las condiciones y sectores hicieron guardia alderedor de su féretro. La iglesia estuvo repleta ese viernes 22 de junio, y tras concluir los actos religiosos, las calles se convirtieron en un extenso desfile que terminó en el cementerio de La Mata y que causó un taponamiento de horas.

Periodista, abogado, padre de cinco hijos, ciudadano ejemplar. Fue fiscal adjunto de la provincia Sánchez Ramírez, pero prefirió permanecer toda su vida entre los menos favorecidos de la sociedad, luchar por ellos, servirle de voz, acompañarle en sus desventuras, en su olvido y abandono por parte de autoridades nacionales, de gobiernos que sólo los tomaron en cuenta para vender su oro, su plata, su hierro, su ferroníquel, su agua…. a empresas multinacionales.

Su entrega y dedicación a su pueblo fue tal, que decidió mantenerse al margen de los beneficios del poder que le ofertó su partido, por el cual luchó durante gran parte de su vida, incluso cuando sus miembros se contaban con una facilidad que no había forma de equivocarse.

Durante la parada en la emisora, donde Regalado tenía su programa diario, el periodista Ramón Antonio Salcedo Soto, secretario general de la seccional del Colegio Dominicano de Periodistas en la provincia (CDP), hizo gala de sus excelentes dotes de orador, resaltando sus aportes en el campo del periodismo y de la comunicación social. 

Ya en la Iglesia, el cura pronunció una homilía impresionante, sus hijas presentaron un apretado resumen biográfico, con palabras entrecortadas por el llanto, mientras que Olivo De León, coordinador del Movimiento periodístico Marcelino Vega y ex presidente del CDP, sacó fuerzas para dirigir unas palabras con las que describió la entrega total de Regalado a Cotuí, el sacrificio de ejercer el periodismo en una época de represión, que le conllevó cuatro años de cárcel, su papel en la fundación de la emisora, de la filial del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, del Colegio Dominicano de Periodistas, de organizar los locutores…

Higinio se marchó, pero otra forma de existir quedó de él para siempre en las mentes y en los corazones de quienes le conocieron, le trataron y en quienes valoran su entrega a su gente.