Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Intereses económicos y políticos perforan el sistema cooperativo dominicano

Por Hipólito Vega /

Santo Domingo, RD.-  La lucha por el control de las cooperativas en la República Dominicana, donde participan diferentes sectores sociales, políticos, económicos, el Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo (Idecoop) y la Junta Monetaria del Gobierno, afecta el sano proceso de desarrollo y trabajos de las cooperativas, como también  la ola de corrupción que ondea en el actual organismo regulador impiden la formación de nuevas cooperativas.

Un nuevo enfrentamiento se produce entre  un sector cooperativo y las instituciones monetarias del Gobierno con el proyecto de ley que crea la  Superintendencia de Cooperativas de la República Dominicana (Supercoop) y que modifica de manera sustancial la ley 127-64, del año 1964.

Esta ley establece representantes del Banco Central, de los ministerios de Agricultura, de Educación y de Economía, Planificación y Desarrollo en el consejo directivo de la nueva composición del organismo rector de entidades cooperativas

El presidente del Consejo Nacional de Cooperativas (Conacoop) y diputado del Partido Revolucionario Moderno (PRM) por provincia Peravia, Julito Fulcar Encarnación, ha dicho que el anteproyecto de ley de regulación de cooperativas que promueve el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) afectará a más del 60 % de las entidades del sector y acusa al gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, de “tener una conjura” contra las cooperativas dominicanas para beneficiar otros sectores económicos.

Un sector del gobierno entiende que de prosperar la alternativa llamada el“ Código Cooperativo Dominicano“ presentada por el diputado por el PRM, será una victoria política  de cara a las elecciones del 2020.

Desde el año 2002, la Superintendencia de Bancos y la Junta Monetaria vienen gestando que las cooperativas de ahorros y créditos pasan a ser regulada directamente por un órgano del gobierno central con la participación del  Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo (Idecoop), institución que ha caído en el descrédito por el mal manejo de sus dependencias regionales, la inoperancia y el chantaje al momento de darle curso al proceso de formación de nuevas cooperativas.

La nueva ley que  transformaría  en  Superintendencia de Cooperativas de la República Dominicana (Supercoop), al Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo (Idecoop),  encuentra en el Congreso Nacional, la histórica época,  donde más expertos y conocedores de cooperativas funcionan como protagonistas activos en sus condiciones de congresistas como son  los senadores Manuel Paula y Eddy Mateo Vásquez, los diputados Radhamez Camacho, Rafael Méndez y Julito Fulcar, dos de ellos  han ocupado la presidencia del IDECOOP.

El órgano regulador del sistema cooperativa en la República Dominicana, Idecoop, mediante un acuerdo político de los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y Revolucionario Dominicano (PRD), le fue entregado al actual ministro de Relaciones Exteriores y presidente de este último partido Miguel Vargas Maldonado, otro ingrediente que entra a la sala de discusión con miras al proceso electoral del 2020, debido que el presidente Danilo Medina debe renegociar las posiciones de su aliado político.

En una conversación que sostuvo hace 2 años este reportero con el señor presidente administrativo del Idecoop de aquel entonces, Aníbal García Duvergé, nos ofreció algunos datos de las estadísticas levantadas durante su gestión, las que dan cuentan que los activos del sector cooperativo dominicano ascienden a RD$90,000 millones, con 841 cooperativas incorporadas, de las cuales  611 están funcionando con una totalidad aproximada de dos millones de socios, generando 5,146 empleos al 2015, un 6% son micro cooperativas, un 18% pequeñas, 23% medianas y un 53 por ciento grandes.

Estas condiciones del movimiento cooperativa nacional, con cuantiosos recursos económicos y humanos, impactando de manera positiva en la población dominicana son codiciadas por sectores interesados en su control para fines políticos y económicos, perforando sus sanos propósitos y los principios que dieron origen a la creación de las cooperativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.