Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Expertos de la NSA y de la CIA muestran que toda la dizque “inteligencia secreta” es falsa

NEW YORK, USA (LaRouchePAC) — Con la manipulación de la dizque “inteligencia secreta” se ha colocado a Estados Unidos bajo la amenaza de una guerra con Irán, a pesar de las intenciones del Presidente Donald Trump. Es urgente que salga a la luz pública, con toda precisión, la inteligencia falsa originada por los británicos con la que se ha conducido el Rusiagate durante tres años, para asestar un golpe de Estado contra el Presidente de Estados Unidos.

Esto salió a la luz en la entrevista conjunta que le realizó LaRouchePAC TV el sábado 18 de mayo a dos expertos de muy alta jerarquía de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en sus siglas en inglés) y de la agencia de inteligencia de EU, CIA; ambos dejaron por sentado que están listos para atestiguar ante las comisiones del Congreso pertinentes, la manera exacta de cómo se inició la inteligencia con iniciaron el sórdido asunto del Rusiagate y como se manufacturó y quién lo hizo; y están preparados para decirle al Presidente Trump lo que puede hacer de inmediato para completar el expediente.

Los resultados podrían también conmocionar a algunos demócratas y republicanos del Congreso y motivarlos a realizar una actividad política más productiva que tratar de fomentar una guerra y confrontación con Rusia y China.

William Binney, quién fue el director técnico de la NSA hasta el año 2002, y quien diseñó los códigos para sus capacidades de vigilancia, ha determinado por métodos de prueba, y puede demostrar que la correspondencia del Comité Nacional Demócrata (CND) que se le entregó a WikiLeaks en el 2016, no fue hackeada por Rusia. Binney le dijo a LPAC TV: “La información del CND que se publicó en WikiLeaks… muestra claramente evidencia de una propiedad llamada formato de archivo FAT. Esto es el formato de cuadro de asignación de archivo,… un software utilizado para leer datos hacia un dispositivo de memoria, ya sea una memoria USB o un CD-ROM”. Dice que la propiedad encontrada en los archivos recibidos y divulgados por WikiLeaks es tan concluyente, que las posibilidades de que el archivo NO haya sido transferida a un dispositivo de memoria por alguna persona con acceso físico al servidor del CND, es esencialmente cero. Además, el equipo de Binney encontró que las velocidades a las que se extrajeron los archivos del servidor del CND no se pueden lograr, ni siquiera aproxima, por un hackeo en Internet. El equipo probó esto desde localidades en Europa Oriental y Central. “Eso nos dice que no fue un hackeo desde Rusia, que fue un trabajo desde adentro, o de alguien cercano, que bajó los datos a un dispositivo de memoria y luego lo sacó de ahí físicamente”.

Se sabe que el servidor del CND en cuestión, no ha sido examinado nunca por el FBI, ni ninguna otra agencia oficial, excepto por la firma privada de seguridad de computadoras CrowdStrike, que la dirigen activistas antirrusos.

La investigadora de LaRouchePAC en esta materia, Barbara Boyd, quien fue una de las presentadoras de le entrevista, le preguntó a Binney que si habría alguna pregunta que Trump le podría hacer al NSA, para mostrarle que los archivos del CND fueron o no hacheados desde Rusia. “Yo les preguntaría por las pistas de la ruta de los paquetes desde el CND hasta Rusia”, dijo Binney, y explicó que el NSA sigue la pista de paquetes de información desde “todo dispositivo en el mundo” que atraviesa por la Internet. “Yo les preguntaría, muy sencillo, ‘¿dónde están las pistas de la ruta de los paquetes, que muestren que los paquetes conducen a los rusos?’ Y luego, donde están los programas de las pistas de ruta que muestran los paquetes van desde los rusos hacia WikiLeaks?”

Binney señaló que la NSA, durante todo el furor del Rusiagate, nunca manifestó más que una “confianza moderada” en la versión del hackeo ruso. “Eso me dice que no tienen nada” y que solo aceptaron las evaluaciones de la CIA y del FBI, concluyó Binney.

El veterano analista en contraterrorismo, de la CIA y del Departamento de Estado, Larry Johnson, dijo que el Presidente, “lo primero que tiene que hacer es identificar toda la inteligencia [sobre Trump y el Rusiagate] que fue recopilada y diseminada dentro del gobierno de Estados Unidos, dentro de los canales clasificados de confidenciales (la mayor parte de esto era probablemente secreto máximo, alguna era probablemente del programa de acceso especial) e identificar ¿quién originó esa inteligencia?… ¿Se originó con los británicos? ¿O se originó con una directiva de recopilación de la NSA; o de alguna directiva de la CIA? Y luego identificar a los individuos que participaron en la elaboración de esos informes, de sacarlos, y ¿cuál era su cadena de mando y supervisión? Él [Presidente] tiene que exigir que el FBI identifique a todos los efectivos y a los informantes que estuvieron trabajando en campañas políticas, no solo contra Trump, sino contra otras campañas. Y pedir que se elimine la clasificación de secreto o confidencialidad de todos los documentos que se denominan ‘informes FD 1023’; los informes sobre los contactos del FBI con sus fuentes humanas confidenciales y escribe lo que hablaron y que directivas les dieron para acción futura”.

La cuestión de lo que le diría Bill Binney al Presidente Trump no es una cuestión teórica: El Presidente le ordenó al entonces director de la CIA Mike Pompeo que se reuniera con Binney “para que tenga los hechos” sobre esta cuestión precisamente. Esa reunión se llevó a cabo en agosto de 2017, y Pompeo no le dio ningún seguimiento, a pesar incluso que le preguntó a Binney si estaba listo para reunirse con funcionarios del FBI y de la NSA. En esencia, Pompeo enterró esta cuestión decisiva, y ni Binney ni Johnson han sido llamados a atestiguar en ninguna de las interminables audiencias del Congreso sobre el Rusiagate.

A los senadores de las Comisiones de Inteligencia, Judicial y de Relaciones Exteriores se les ha solicitado por escrito que llamen a declarar a Binney de inmediato para que de su testimonio fundamental; hasta ahora ninguno ha respondido. Los ciudadanos que quieren salvar no solo la Presidencia, sino la nación de las guerras y de las confrontaciones ruines con las grandes potencias motivadas con inteligencia falsa, tienen que actuar ya para cambiar esta situación.

(El video en inglés de la entrevista con Binney y Johnson se encuentra en https://www.larouchepac.com/20190517/exposing-big-lie-bill-binney-and-larry-johnson-reveal-fraud-russiagate para que los representados se lo manden a sus congresistas y dejen de fingir ignorancia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *