Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Hacer, y callarse, ¡qué lindo se reporta!

POR ROLANDO FERNÁNDEZ

¿Por qué hay que decir lo que se hace? Por cuál razón, de peso,se debe estar cotorreando, respecto de cuántas ayudas se ofrecen a personas, ogrupos organizados, salvo algún propósito algo “mezquino”, muy deliberado que se tenga;máxime eso,cuando se esté en situaciones de emergencias y precariedadesobvias, como las que se están verificando hoy en este país, Dominicana, a consecuencia de la pandemia del Covid-19 que le azota.

El que tiende la mano, y luego sale a cacarear como gallina, lo quehace, en realidad no le mueve un sentimiento humanitario, solidario con los demáscongéneres; lo que está es haciendo provecho de sus posibilidades, para tratar de lucirse, como alardear ante los otros; o, que se le vea como un gran altruista, cuando en el fondo no es así.

En ese tenor, todas las colaboraciones que en estos momentos están haciendo connotados personajes nacionales; como, determinadas entidades públicas y privadas, en favor de la maltrecha sociedad dominicana, se procede a publicitarlas de manera directa por los mismos donantes; o, a través de los medios de comunicación de masa en el país:  periódicos, televisión, y radio.

Sobran los titulares alusivos en los informativos escritos; y, en los demás, las bocinas pagadas se encargan de los comentarios, reconocimientos, las loas de estilo,etc., que sonlos lambonerismos clásicos a nivel local.

Y, ahora más, que se está en campaña electoral en medio de una cruel pandemia, el Covid-19, bien se prestan para caldo de cultivo las ayudas que demanda el momento, para agenciarse simpatías políticas y votos en las urnas. Por eso, más que otra cosa, hay que estar publicitando las limosnas y dadivas que se ofrecen a la población, sin importar sus simplezas.

La solidaridad es loable cuando se reviste de humildad, y silencio;de ser solo conocida por quienes se inclinan en tales sentidos; y, que solo la refieran en su oportunidad, aquellos que resulten beneficiarios, si acaso lo amerita, por alguna razón especial. ¡Qué linda luce, cuando así se reporta!

“Mas cuando tú des limosna, no sepa tu mano izquierda lo que hace tu mano derecha” (Mateo 6-3, Sagrada Biblia). ¡Dicho está!

Aplicable siempre ese mandato, de carácter divino, sin importar el ámbito de que se trate. ¡Procédase de esa manera!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *