Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Lectura semanal del Fondo Monetario Internacional con temas especiales

DESEQUILIBRIOS GLOBALES Y CRISIS DEL COVID-19

El mundo entró en la pandemia de COVID-19 con desequilibrios externos persistentes y preexistentes. La crisis ha provocado una fuerte reducción del comercio y movimientos significativos en los tipos de cambio, pero una reducción limitada de los déficits y superávits por cuenta corriente mundial. Las perspectivas siguen siendo muy inciertas, ya que los riesgos de nuevas oleadas de contagio, reversiones de los flujos de capital y una mayor caída del comercio mundial aún se vislumbran en el horizonte.

Nuestro nuevo Informe del sector externo de 2020 muestra que los déficits y superávits generales en cuenta corriente en 2019 fueron apenas inferiores al 3% del PIB mundial, un poco menos que un año antes. Nuestras últimas previsiones para 2020 implican solo una reducción adicional de alrededor del 0,3 por ciento del PIB mundial, una disminución más modesta que después de la crisis financiera mundial de hace 10 años.

Las prioridades políticas inmediatas son proporcionar un alivio fundamental y promover la recuperación económica. Una vez que la pandemia disminuya, la reducción de los desequilibrios externos del mundo requerirá esfuerzos colectivos de reforma por parte de los países con exceso de superávit y déficit. Las nuevas barreras comerciales no serán eficaces para reducir los desequilibrios. Lea aquí el blog completo de Martin Kaufman y Daniel Leigh del FMI.

¿Interesado en profundizar más? Vea la sesión informativa de 60 minutos sobre el lanzamiento del informe y nuestro último video explicativo de 3 minutos sobre los desequilibrios bursátiles .

LOS PAÍSES EN DESARROLLO DE BAJOS INGRESOS PUEDEN PERDER UNA DÉCADA

Si bien la crisis del COVID-19 está provocando conmociones en todo el mundo, los países en desarrollo de bajos ingresos (LIDC) se encuentran en una posición particularmente difícil de responder, escriben Daniel Gurara, Stefania Fabrizio y Johannes Wiegand en un nuevo blog . 

Los LIDC entraron en la crisis del COVID-19 en una posición ya vulnerable; por ejemplo, la mitad de ellos sufría altos niveles de deuda pública. Desde marzo, los LIDC se han visto afectados por una confluencia excepcional de shocks externos: una fuerte contracción de las exportaciones reales, menores precios de exportación, especialmente para el petróleo, menores entradas de capital y remesas, y menores ingresos por turismo.

Tomemos, por ejemplo, las remesas que excedieron el 5% del PIB en 30 (de 59) países de bajos ingresos en 2019. Entre abril y mayo, cayeron un 18% en Bangladesh y un 39% en la República Kirguisa, en comparación con el año anterior. . Es probable que las repercusiones se sientan ampliamente cuando las remesas son la principal fuente de ingresos para muchas familias pobres.

El apoyo de la comunidad internacional es clave para que los LIDC puedan hacer frente a la pandemia y recuperarse con fuerza. Las prioridades incluyen: (1) garantizar suministros de salud esenciales, incluidas curas y vacunas cuando se descubran; (2) proteger las cadenas de suministro críticas, especialmente para alimentos y medicamentos; (3) evitar medidas proteccionistas; (4) asegurar que las economías en desarrollo puedan financiar gastos críticos a través de donaciones y financiamiento concesional; (5) asegurar que se satisfagan las necesidades de liquidez internacional de los LIDC, lo que requiere que las Instituciones Financieras Internacionales cuenten con los recursos adecuados; (6) redefinir y reestructurar la deuda para restaurar la sostenibilidad cuando sea necesario, lo que, en muchos casos, puede requerir un alivio más allá de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda del G20; y (7) mantener de vista los ODS de las Naciones Unidas,Lea el blog completo aquí .

LOS MERCADOS EMERGENTES RESPONDEN A LA PANDEMIA

«El COVID-19 aún debe desarrollarse plenamente en el universo de los mercados emergentes, lo que plantea riesgos tanto para las personas como para las economías. Mientras que países como China, Uruguay y Vietnam han logrado contener el virus, otros como Brasil, India y el Sur África sigue lidiando con un aumento de las infecciones «, escriben Martin Mühleisen, Tryggvi Gudmundsson y Hélène Poirson Ward del FMI en un nuevo blog  publicado a principios de agosto.

El impacto económico ha sido aún más severo debido a que las economías de mercados emergentes se vieron afectadas por múltiples shocks. Para agravar los efectos de las medidas de contención internas se ha producido una disminución de la demanda externa. Particularmente afectados son los países que dependen del turismo debido a una disminución en los viajes y los exportadores de petróleo a medida que los precios de las materias primas se desplomaron. Con las proyecciones de que el comercio mundial y los precios del petróleo caerán en más del 10% y el 40% respectivamente, es probable que las economías de mercados emergentes enfrenten una batalla cuesta arriba. Esto es incluso cuando las salidas de capital se han estabilizado y los diferenciales soberanos retrocedieron en comparación con las condiciones de mercado fuertemente volátiles observadas en marzo.

No es sorprendente que la última actualización de Perspectivas de la economía mundial  del FMI  proyecta que las economías de mercados emergentes se  contraerán  un 3,2 por ciento este año, la mayor caída registrada para este grupo. A modo de comparación, en la crisis financiera mundial, el crecimiento del grupo sufrió un impacto significativo, pero aún tocó fondo en un   2,6 por ciento positivo en 2009.

El apoyo a las políticas de las economías avanzadas proporcionó a los responsables de la formulación de políticas de las economías de mercados emergentes un margen de maniobra para suavizar el golpe económico. A diferencia de episodios anteriores, en los que las economías de mercados emergentes tendían a endurecer la política para evitar las rápidas salidas de capital y el efecto inflacionario de las depreciaciones del tipo de cambio, la crisis actual ha visto la reacción de las políticas de las economías de mercados emergentes más en línea con la de las economías avanzadas (ver la  política del FMI rastreador ). La mayoría de las economías de mercados emergentes utilizaron colchones de reservas con menor moderación y permitieron que los tipos de cambio se ajustaran en mayor medida, mientras que muchos países inyectaron liquidez según fuera necesario para garantizar el funcionamiento del mercado. Países como Polonia e Indonesia flexibilizaron aún más las políticas macroprudenciales para respaldar el crédito.

TERMINAR CON LOS RESIDUOS EN INVERSIÓN PÚBLICA

La inversión en infraestructura pública jugará un papel clave en la recuperación. Pero con recursos limitados, los gobiernos deben gastar el dinero de los contribuyentes sabiamente en los proyectos correctos. Para ello, los países necesitan una buena gobernanza de la infraestructura: instituciones y marcos sólidos para planificar, asignar e implementar una infraestructura pública de calidad, escriben Gerd Schwartz, Manal Fouad, Torben Hansen y Geneviève Verdier en un nuevo blog .

«Nuestro análisis muestra que, en promedio, los países desperdician alrededor de 1/3 de su gasto en infraestructura debido a ineficiencias. La pérdida puede superar un asombroso 50% en los países de bajos ingresos. Liberar este potencial debería desempeñar un papel importante a medida que los países se recuperan del pandemia. La buena noticia es que las pérdidas de eficiencia y el despilfarro en infraestructura no son inevitables. Nuestras estimaciones muestran que más de la mitad de estas pérdidas podrían compensarse mediante una mejor gobernanza de la infraestructura «. Leer más aquí .

TRAUMA TURÍSTICO Y COVID-19

Los bloqueos relacionados con la pandemia, las cancelaciones de vuelos y los cierres fronterizos pueden obstaculizar los planes de vacaciones de verano. Sin embargo, la abrupta caída del turismo tendrá un impacto enorme en los países que dependen de los viajeros extranjeros, con efectos potencialmente a gran escala en las cuentas nacionales de sus economías.

Costa Rica, Grecia, Marruecos, Portugal y Tailandia podrían estar entre los más afectados con pérdidas en los ingresos del turismo que superan el 3 por ciento del PIB, según nuestro nuevo  Informe del sector externo 2020 . Para algunas economías, una caída en el turismo (que se considera una exportación) podría tener un impacto en los saldos generales de la cuenta corriente.

Por ejemplo, en Tailandia, una disminución en el turismo debido a COVID-19 podría reducir las exportaciones totales del país en 8 puntos porcentuales del PIB y tener un impacto neto directo de alrededor de 6 puntos porcentuales del PIB en su saldo de cuenta corriente en 2020. podría erosionar parte del superávit general de cuenta corriente del 7 por ciento que tuvo el país en 2019. Obtenga más información en un nuevo blog de Cyril Rebillard del FMI.

ECONOMÍAS DEL ENVEJECIMIENTO Y ESTÍMULO FISCAL

En medio de la actual pandemia de COVID-19, los legisladores de todo el mundo están aplicando un estímulo fiscal, una combinación de aumentos del gasto y reducciones de impuestos, para apoyar sus economías. Incluso antes de la crisis actual, la importancia de la política fiscal ha ido en aumento, con la política monetaria restringida por tasas de interés cercanas a cero. Nuestra  nueva investigación realizada  por Jiro Honda e Hiroaki Miyamoto del FMI concluye que la edad también es importante al considerar el estímulo fiscal. Específicamente, encuentran que la política fiscal no es tan efectiva para impulsar el crecimiento en economías con poblaciones mayores, en comparación con economías con poblaciones más jóvenes. Lea los aspectos más destacados en un nuevo blog

ÁFRICA ENFRENTA LA CRISIS DEL COVID-19

En una conversación con FMI Country Focus, el Ministro de Estado a cargo del Tesoro Nacional de Ruanda, Richard Tusabe, explica cómo su gobierno está aprovechando la tecnología y las redes de base para combatir la propagación del COVID-19 y garantizar el apoyo financiero para los hogares y las empresas.

«La mayor parte del impacto se ha producido en el sector de servicios de Ruanda, que se ha visto afectado negativamente por las limitaciones en los viajes internacionales y las medidas de distanciamiento social», dijo el ministro Tusabe. «Se proyecta que el sector de servicios crecerá solo un 1 por ciento en 2020 debido a un menor comercio (se espera que las importaciones caigan un 7 por ciento) y los viajes. Los viajes a Ruanda han disminuido en un 70 por ciento, lo que ha causado un impacto importante en la industria del turismo . » Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo está respondiendo Ruanda a la crisis.

¿Interesado en la historia de desarrollo más amplia de Ruanda? Laure Redifer, Emre Alper, Neil Meads, Tunc Gursoy, Monique Newiak, Alun Thomas y Samson Kwalingana del FMI acaban de publicar un nuevo documento departamental  que explora algunos de los factores clave detrás de los éxitos del país.

En otra conversación reciente con FMI Country Focus, el Director General del Tesoro Nacional de Sudáfrica, Dondo Mogajane, explica cómo ha respondido el gobierno a la crisis del COVID-19, cómo el financiamiento del FMI ayudará a estabilizar la economía y las estrategias para abordar la deuda y estimular crecimiento.

«COVID-19 trajo muchos desafíos: una disminución de alrededor del 18 por ciento en el empleo entre febrero y abril; uno de cada tres perceptores de ingresos en febrero no obtuvo ingresos en abril; la pérdida de empleos se sintió más entre las mujeres y el trabajo manual. Aquellos en la parte inferior de la distribución de los ingresos ha sufrido mucho «, dijo el Director General Mogajane. Lea más aquí sobre los esfuerzos de Sudáfrica para hacer frente a la pandemia.

DISPONIBLE AHORA: NÚMERO DE FINANZAS Y DESARROLLO OTOÑO 2020

Nuestro último número de F&D, una vez más producido por un equipo de teletrabajadores, se acaba de imprimir y publicar . En esta edición, nos enfocamos en la resiliencia.

“A medida que el mundo busca comprender la nueva normalidad, nos enfrentamos a muchas incógnitas. ¿Volverán los trabajos? ¿Cómo viajaremos de nuevo? ¿Cómo será la recuperación? Mucho sigue siendo un signo de interrogación. Lo que sí sabemos es que la era de COVID-19 ha expuesto y ampliado dolorosamente las divisiones económicas y sociales existentes y ha creado otras nuevas ”, escribe el editor en jefe Gita Bhatt. “Sin embargo, esta crisis y las líneas divisorias que está exponiendo son llamamientos inspiradores para repensar nuestras prioridades y reconsiderar la estructura misma de la economía mundial hacia un futuro más equitativo, adaptable y sostenible, más resistente. Este número de F&D da voz a diversos contribuyentes sobre lo que se debe hacer «.

REPENSAR EL TRABAJO DURANTE Y DESPUÉS DEL BLOQUEO

Si bien nuestros entornos de trabajo cambiaron literalmente de la noche a la mañana, es probable que el impacto de los bloqueos en la naturaleza del trabajo dure mucho más allá de la pandemia. En un estudio publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica, académicos de Harvard y Stern Business Schools analizan los desafíos actuales para las organizaciones y los trabajadores que luchan por adaptarse y desempeñarse en medio de la pandemia global. Jeffrey Polzer es profesor en el Departamento de Comportamiento Organizacional de Harvard Business School y coautor del estudio. En este nuevo podcast de 23 minutos , Polzer dice que la pandemia ha afectado drásticamente la forma en que las personas colaboran y hacen su trabajo. ¿Apurado? Hojee la transcripción aquí .

AMÉRICA LATINA PREPANDÉMICA

En 1990, el PIB per cápita promedio de América Latina era un poco más de una cuarta parte del nivel de ingresos de los Estados Unidos, mientras que el PIB per cápita de los países asiáticos emergentes y en desarrollo era sólo del 5%. En 2019, los países asiáticos se habían cuadriplicado, pero América Latina todavía estaba al mismo nivel. ¿Qué explica este débil crecimiento de la renta relativa? Dado que Asia tiene el doble del nivel de inversión que América Latina, es tentador culpar al bajo crecimiento a la baja inversión. Pero Europa central, oriental y sudoriental arroja dudas sobre esta narrativa, ya que logró un crecimiento más rápido que América Latina con una inversión menor que Asia.

En un nuevo  documento de trabajo  de Bas B. Bakker, Manuk Ghazanchyan, Alex Ho y Vibha Nanda del FMI, comparan las experiencias de estas tres regiones (antes de COVID-19) y concluyen que América Latina es más pobre debido a niveles más bajos de capital y productividad, no inversión. Lea el artículo completo aquí  en FMI Country Focus.

FMI Y COVID-19

Acabamos de actualizar nuestro  rastreador de políticas globales para ayudar a nuestros países miembros a estar más al tanto de las experiencias de otros en la lucha contra COVID-19, y estamos actualizando periódicamente nuestro rastreador de préstamos , que visualiza la ayuda financiera de emergencia y el alivio de la deuda más recientes a los países miembros aprobados por el Directorio Ejecutivo del FMI.

Hasta la fecha, se han aprobado 75 países para financiamiento de emergencia, por un total de más de US $ 30 mil millones. ¿Está buscando nuestras últimas preguntas y respuestas sobre la respuesta del FMI al COVID-19? Haga clic aquí . También estamos produciendo continuamente una serie especial de notas —más de 50 hasta la fecha— de expertos del FMI para ayudar a los miembros a abordar los efectos económicos del COVID-19 en una variedad de temas, incluidos los fiscales, legales, estadísticos, tributarios y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *