Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

La búsqueda de estallidos sociales en el país

Por Luís Céspedes Peña

El permanente desafío de las dos principales organizaciones políticas a las Iglesias Católica y las diferentes denominaciones Evangélicas, por imponer la matanza masiva de niños o niñas antes de nacer, unido a los gravísimos problemas generales, como los de la difícil economía, está poniendo al país al borde de un estallido social con consecuencias impredecibles.

Los promotores del aborto, los Partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y el Revolucionario Moderno (PRM), gobernante, «luchan» por convertirse en entidades «menoritarias» en materia de votos electorales.

La provocación más abierta la mantiene el gobernante PRM, que ya anunció que desde el Congreso Nacional promoverá la modificación del Artículo 37 de la Constitución de la República, el cual garantiza la vida de las personas desde la concepción hasta la muerte natural.

Escuchamos al vocero de los diputados del PRM, Julito Furcal, hacer el anuncio de los trabajos que se están haciendo para modificar la Constitución e imponer el aborto. Lo hizo con un descaro total. Como un animal salvaje, carente de ética, moral y sin observar ningún principio por los asuntos religiosos.

Pero es importante que hagan el intento de modificar la Constitución para tratar de imponer el aborto, porque serán derrotados en esa consulta y después en las elecciones del 2024. Con tantas torpezas, roguémosle a Dios que lleguemos a esa fecha, aunque somos defensores del orden institucional.

A una nación abatida por la pandemia del coronavirus, con gravísimos problemas económicos y sociales, cada día más endeudada, no se le debe «echar leña al fuego, porque podría estallar».

Con su postura, el PLD no tiene ninguna posibilidad de recuperar el poder, porque la mayoría de sus dirigentes también provocaron su derrota electoral en los comicios pasados.

El presidente del PLD y ex jefe de Estado, Danilo Medina, se convirtió en uno de los principales desafiantes de las Iglesias Católica y Evangélicas, al solicitarle al Comité Político la aprobación de las tres causales para el aborto, en alianza con el PRM, el otro promotor de esa degradación moral.

Como hay un acuerdo entre el PLD y el PRM para aprobar una Ley especial que crearía un Referendo Nacional, o lo que es lo mismo, una consulta para tratar de lograr la modificación constitucional, con mayoría en el Congreso, esa nueva legislación será aprobada, pero derrotada por la totalidad de dominicanos cuando se les presente la intención.

Las Iglesias deben comenzar a preparar a sus fieles para la pregunta de si está de acuerdo o no con la modificación del Artículo 37.  Como se vota sí o no, la respuesta es «no».

¡Y así, ambas organizaciones se alejarán del poder futuro! Las entidades religiosas y la ciudadanía en general, que rechaza la matanza masiva de millones de niños o niñas en el vientre de mujeres sin alma, deben prepararse para protestar.

Los obispos, presbíteros, pastores, diáconos y demás religiosos comprometidos, deben unirse a las organizaciones sociales no abortistas, para desarrollar movimientos que hagan poner de rodillas a esos crueles.

Desde el gobierno hay funcionarios, pagados con los impuestos de los contribuyentes, que son los principales auspiciadores del aborto, incluyendo a varias mujeres  que no merecen ser llamadas damas y menos madres, si tuvieron la suerte de constituir matrimonios, porque no tienen moral. ¡Esas no representan a las mujeres honestas de este país o, por lo menos, a las que creen que hay un verdadero juez, que le llamamos Dios!

Pero para que se salven unos, en materia política, es necesario que los otros fracasen. Al PLD lo que más le conviene, lo estamos escribiendo con mucho tiempo, es la renuncia de su presidente, Danilo Medina, y el secretario general, Charlie Mariotti, porque están demostrando no tener la debida capacidad para dirigir ese importante instrumento de la democracia.

En el caso del PRM, su lucha debe ser para tratar de llegar al 2024 con alguna esperanza de sobrevivir a la crisis. ¡Así como suena! Ningún precandidato del PLD será bueno para ganar elecciones, en virtud de que la dirección de su Comité Político, con la mayoría de sus integrantes, no garantiza el triunfo electoral. ¡Ya lo perdió en el 2020 y ahora hay menos posibilidad!

Los líderes de esas organizaciones políticas, aliados en ese propósito, aunque el gobierno también está destruyendo la base peledeísta con los continuos sometimientos judiciales de muchos de sus dirigentes o figuras destacadas de su gobierno, deben entender que la totalidad de dominicanos rechaza sus actuaciones.

El Presidente Luis Abinader, que sabemos tiene mucha presión a lo interno del PRM y sectores internacionales de la gran industria abortista, debe evitar convertirse en el gobernante dominicano que aprobó la masiva matanza de millones de inocentes, como serían esas criaturas humanas.

¡Así lo juzgaría la historia! Si eso ocurriera, nos recordará la matanza de niños dispuesta por el rey Herodes. Sólo que estos crímenes serían mayores, porque los niños y niñas serían asesinados dentro de los vientres de quienes no deberían recibir el calificativo de madres, aunque aclaramos que no están incluidas las que tienen que someterse, en contra de su voluntad, a la interrupción del embarazo, como podría ser el caso de algún tipo de enfermedad que obligue a la ciencia médica a tener que tomar esa decisión.

 Si los peledeístas quieren tener alguna posibilidad de volver al poder, deben promover la renuncia de Danilo Medina y el retorno del ex Presidente Leonel Fernández Reyna, quien personalmente está opuesto al aborto. El otro líder político que se opone a ese crimen, es Federico Antún Batlle, del PRSC. ¡Pero ambos están aliados!

Si eso no ocurre, entonces la mayoría de peledeístas y demás defensores del derecho que tienen las criaturas humanas de vivir, saldrán en busca de Leonel Fernández Reyna, como ya lo están haciendo.

A partir de la postura asumida por el liderazgo del PLD, no se podrá acusar de traidores a quienes, motivados por sus creencias religiosas (católicos y evangélicos), abandonen a esa entidad política.

Es probable que muchos hijos de los abortistas les pregunten a sus padres y madres: ¿Por qué usted quiere que maten a los niños antes de nacer? Sé que no encontrarán cómo responderles y tratarán de cambiarles la conversación.

 Se requiere que los líderes mundiales de esas religiones, como es el caso del Papa Francisco, instruyan a los creyentes para que sean más activos en la lucha en contra del inmoral propósito del gobierno y el PLD, para matar a los niños o niñas antes de ver la luz de un mundo, del cual ellos podrían ser la diferencia entre el crimen, la falta de ética, la carencia de amor al prójimo, la existencia de la corrupción, o el bienestar basado en la honestidad.

 ¡Gracias por leernos!