Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Las redes sociales a veces son peligrosas (denuncia)

BARCELONA, España.- En los últimos tiempos la delincuencia cibernética ha dado un paso gigantesco en materia de dañar imágenes de personalidades, con la finalidad de hacer dinero mediante estafa que practican estos delincuentes a personas que son sometidas al miedo cuando se les indilgan haber cometidos actos muchas veces impúdicos, lo que se convierte en un verdadero chantaje en aras de sacar algunas partidas económicas a nivel internacional, aquí en España esa historia se puede ver a diario.

Uno no se lo cree a fondo hasta que no tocan tu puerta, yo también he sido víctima de delincuentes cibernéticos de diversas índoles, cosa que no he hecho mucho caso debido a que me considero una persona correcta, pero la malicia de quienes llevan a cabo estas prácticas que traspasan límites, llevadas a cabo por personas que tienen una floreciente fantasía para construir casos imaginarios, con esto hay que tener mucho cuidado.

Ya he sido, o al menos han tratado de extorsionarme con historias tanto económicas como impúdicas, la más reciente con amenazas de hacer público hecho que nunca yo he cometido.

En la última ocasión me dirigí a la policía en busca de ayuda para tratar de frenar esta práctica malsana de los delincuentes cibernéticos, luego de haber recibido a través de nuestro correo electrónico tratando de intimidarme para que yo pagara sendas sumas de dinero, pero la policía que muchas veces está sobrecargada de hechos que ellos consideran mucho más importantes, sin dignarse a tomar mi querella, solo me aconsejaron no contestar a ningunos de esos correos, por ser perjudiciales, y me advirtieron que los delincuentes solo buscaban una contesta desde mi correo para ellos obtener la clave de todas mis acciones personales y así apoderarse por ejemplo de mi cuenta bancaria entre otras cosas.

En una ocasión recibí una carta por la vía oficial de correos donde me informaban que había ganado una lotería, y que debía efectuar un pago para poder tener acceso a mi premio (imagínense ustedes, más de un millón de Euros).

Como directora de un medio digital recibo a diario quejas y denuncias de personas conocidas que han tratado de extorsionar por la vía WhatsApp u otros medios, a algunas de ellas les han suplantados sus perfiles y han pedido dinero a terceros, donde muchas personas han creído la petición y efectúan los pagos, muchos de los cuales supuestamente a titulo de préstamos.

Hoy recibía una llamada del honorable pintor dominicano Julio Susana desde Sarasota, quien con mucha preocupación nos hizo llegar un correo electrónico emitido desde la siguiente dirección: saude@sabara.mg.gov.br, donde mediante este mail les otorgan un plazo de 48 horas para que a través de una numeración (Token9058910782) a quien le exigen efectuar un pago de 2.000 dólares en un plazo de 48 horas, ya que de lo contrario le sería publicado algunos supuestos actos impúdicos cometidos por el honorable pintor.

De acuerdo a lo expuesto por Julio Susana, quien pinta obras de artes utilizando diversos modelos con movimientos artísticos, en el cual ha llevado a cabo diferentes exposiciones, quien dijo temer ser confundidos por las malsanas acciones de estos delincuentes en las redes sociales.

La delincuencia cibernética no tiene límite, es por ello que hacemos un llamado para que todas aquellas personas que hayan sido víctimas de estas amenazas o que hayan intentado ser chantajeadas por estos delincuentes.

De igual manera hay que cuidarse de personas, que aún allegadas a uno tratan de aprovecharse, abusando de ciertos grados de confianzas, aunque parezcan personas sinceras, nadie sabe quiénes te pueden dar el golpe del cual también fui estafada en el pasado reciente con una alta suma de dinero.

La delincuencia cibernética es castigada a nivel internacional, y hacemos énfasis en el asunto ya que a diario nos encontramos con este tipo de delincuencia.

Los delincuentes cibernéticos son inteligentes compuestos por personas sumamente preparadas, capaces de sustituir perfiles y conversaciones personales para llevar al terreno que ellos consideren y atemorizar a personalidades, muchas de las cuales terminan pagando cuantiosas sumas de dinero con tal de que sus nombres no se vean envueltos en estos escándalos.