Manipulación política contra El Romero

Por Glenis E. Féliz

Desde hace meses un legislador de la provincia de San Juan, y varios
de sus seguidores, han desatado una feroz campaña política irracional,
sin ninguna base de sustentación ambiental, en contra de un proyecto
de exploración de oro, plata, cobre y zinc en las lomas de El Romero,
una zona que ha sido totalmente deforestada, por depredadores locales
y haitianos, ante la mirada indiferente del legislador, de los
agricultores y de algunos nuevos seudoambientalistas, que en la
práctica nunca han sido vistos tratando de evitar, o de reducir, la
grave contaminación ambiental cloacal que no deja respirar a los
vecinos del río Tenguerengue, uno de los más contaminados de San Juan
y del país.

Y todo parece complicarse desde las redes sociales, porque hay gente
que no entiende que el Ministerio Energía y Minas es una entidad
pública definida y creada legalmente para cumplir con planes y
proyectos de exploración y explotación minera, y que por asuntos
económicos necesita de inversionistas extranjeros, y es penoso
observar como algunos políticos opositores en contra del Gobierno de
turno, en contra del Ministerio Energía y Minas y en contra de la
empresa Gold Quest, porque su interés es retrasar los procesos de
aprobación del EIA, con argumentos falsos y todos lo saben.

Cada provincia demanda del Gobierno más escuelas para educación,
acueductos, carreteras, caminos vecinales asfaltados para transportar
los productos agrícolas del campo a la ciudad, más hospitales para
atender la salud de la gente, equipos médicos, equipos agrícolas,
equipos para construcción, canales de riego y la tan anhelada
seguridad ciudadana, y para esas obras el Estado necesita los recursos
económicos que provienen de los proyectos mineros, y es importante
destacar, que todos los metales y minerales provienen de esa minería
que ellos tanto critican, pero, usan autos, celulares,
electrodomésticos, energía eléctrica y viven en apartamentos
construidos con varillas de acero, block, cemento y muchas veces pisos
de mármol, usan relojes, joyas y medicinas, y así insisten en la
manipulación política contra de Romero.

El Gobierno se encuentra en el atraso en distintos temas importantes y
descrédito público que crean incertidumbre en la sociedad, ya lo
vivimos en el pasado y ahora lo estamos viviendo en el presente como
si la sociedad completa debe estar sometida a un castigo eterno donde
la politiquería traza las reglas de un juego sucio, descontrolado y
sin fin, que no ayuda en nada, pero retrasa todos proyectos de
inversión y los programas de política social, y hasta retrasa el
conocimiento para viabilizar esos proyectos por parte de la sociedad y
los comunitarios, porque ante los argumentos sin sustentación
científica dificulta que mucha gente pueda establecer la diferencia
entre lo que es verdad y lo que es mentira, y eso es grave.

Por lo que, no se entiende que ese legislador que fue funcionario de
primer nivel de los gobiernos 1996-2000 y 2004 al 2012, no pudo
convertir a San Juan de la Maguana en el tan anhelado granero del sur,
y hoy tiene que conformarse con ver que es una de las provincias con
mayor pobreza de la República Dominicana, privilegio negativo que
comparte con la vecina provincia de Elías Piña, y hoy sale al frente
como un gran defensor de la provincia de San Juan.

Y es entendible su comportamiento, porque son políticos acostumbrados
a repartir 400 y 500 pesos en campaña para lograr el favor del voto, y
no quieren ver a la gente de la provincia prosperar, porque de esa
manera no tendrían el favor por intercambio para obtener una posición
congresual, y es una lástima impedir el desarrollo de la provincia, y
la prosperidad de muchas personas que serían beneficiadas con empleos,
escuelas, hospitales, seguridad y una serie programas que pueden
hacerse realidad gracias a los recursos económicos a través de la
explotación de todos los metales que existen en El Romero.

Lo cierto es que tenemos un país rico en minería con políticos
malintencionados y oportunistas que manejan los escenarios a su antojo
y conveniencia, y es una pena ver tantos esfuerzos y recursos
económicos destinados a crear el caos con argumentos falsos para
confundir a la gente, y causan un daño de imagen al sector minero
sabiendo ellos muy bien que es uno de los sectores que pueden aportar
los recursos económicos para mejorar y desarrollar esa provincia y
beneficiar a toda su gente.

La autora es: Politóloga (Políticas Públicas), Comunicación
Estratégica, Académica, reside en Santo Domingo.